El peligro de Trump es el comercio mundial

0
259

Ramón Núñez Ramírez

Aun cuando los analistas insisten en las posiciones xenófobas del Presidente electo Donald Trump, el tema del muro fronterizo con México, expulsar inmediatamente tres millones de indocumentados con antecedentes penales; sin embargo el mayor peligro de una administración Trump reside en el tema del comercio.

Si cumple con su promesa de campaña de rediseñar la política comercial para favorecer los trabajadores y las empresas norteamericanas o incluso si decide unilateralmente abandonar el NAFTA (North America Free Trade Agreement), podría producirse un retorno al proteccionismo comercial y con ello llevar a los Estados Unidos y al resto de las naciones a una recesión económica.
De acuerdo a documentos, a los cuales tuvo acceso la cadena CNN, desde el primer día de su presidencia Trump comunicará a México su intención de “negociar o abandonar el NAFTA”, también propone la cancelación del Acuerdo Transpacífico (TPT), que no será ratificado, y acusará a China de manipulación de divisas.
“Make American great again” (hacer grande los EU de nuevo), implica en el lenguaje de Trump que se recuperen los empleos, que las empresas norteamericanas no se establezcan en el exterior e incluso amenazó a los fabricantes de autos instalados en México, aplicarles un arancel de 35%.
La pérdida de empleos y la instalación de empresas norteamericanas en ultramar no fue un proceso que se dio con el libre comercio; mucho antes las empresas de EU, para mejorar su competitividad, se establecieron en países donde la mano de obra era más barata o instalaban industrias para fabricar partes de sus vehículos y maquinarias a un precio más competitivo.

La pérdida de empleos manufactureros y la quiebra de empresas, algunas emblemáticas en su momento, es una consecuencia de la revolución tecnológica, uno de cuyos padres es justamente los EU (“El proceso de destrucción creativa en el capitalismo de mercado” según la teoría del economista austriaco Joseph Schumpeter), y los norteamericanos, al igual que los dominicanos, no asumen ciertos trabajos por las condiciones o el salario y esos puestos, al igual que aquí, lo ocupan los inmigrantes.
En la mayoría de los países esa revolución tecnológica y la globalización ha acentuado la asimetría en los ingresos a punto que en los EU en 2007 el 1% más rico detentaba el 7% del ingreso nacional, en 2007 ese 1% captaba el 23% y eso ha seguido en ascenso; a nivel mundial el 1% de los más ricos disfrutan del 50% de los ingresos mientras el 99% restante se reparte el otro 50%; pero la causa eficiente de ese proceso, que ha beneficiado al empresario capitalista Donald Trump, no se debe al libre comercio sino a la ausencia de políticas sociales redistributivas o quizás acudir a impuestos progresivos y un impuesto mundial para reducir la desigualdad, como propone el economista francés Thomas Piketty en su obra “El Capitalismo del Siglo XXI”. Por cierto Trump pretende lo contrario, desgravar a los más ricos.
El NAFTA mueve alrededor de US$1,400 millones diarios en la frontera con México, los Estados Unidos en 2014 exportaron a México 194 billones de dólares e importaron 291 billones, muchos de los cuales son bienes manufacturados por empresas norteamericanas instaladas en México que tributan en EU, y el mayor déficit comercial es con China donde los EU importaron 432 billones de dólares y exportaron US$134 billones (2014).
La renegociación en términos más favorables a los EU del NAFTA o la salida, y también quizás del DR-Cafta, la suspensión del acuerdo Transpacífico, las eventuales sanciones comerciales a China, tendrán una respuesta en término de una vuelta al proteccionismo y eso va a provocar daños económicos, pérdidas de empleos en los propios EU y el resto del mundo.
El NAFTA fue negociado por George Bush Padre y firmado por Bill Clinton y en el primer debate presidencial Trump lo calificó como “el peor acuerdo comercial de la historia”. Esperemos que las actuaciones del Presidente Trump en materia comercial no se compadezcan con su discurso de campaña para bien de toda la humanidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta